Home Internacional Macri es el nuevo presidente electo de Argentina

per Luciano Napolitano (@luchito_cjs)

Banner Luciano

En el día de ayer, la República Argentina ha celebrado su primer ballotage de la historia para elegir presidente de la nación en el cual competían el candidato oficialista Daniel Scioli y el candidato de la alianza Cambiemos Mauricio Macri.

Éste último, candidato por Cambiemos, se ha transformado en el día 22 de Noviembre de 2015, en el nuevo presidente electo de la República Argentina al obtener una victoria en la segunda vuelta de las elecciones.

Con una participación del 80%, Mauricio Macrí ha obtenido cerca del 51,48% de los votos en contra de Daniel Scioli que alcanza el 48,46%. Estos datos son aproximados ya que el recuento de votos si bien comenzó desde muy temprano, es por goteo y se produce lentamente alcanzando a esta hora el 97% escrutado.

Un poco más allá de las 22 de la noche, fue en primer lugar, el candidato Daniel Scioli a reconocer la derrota y a hacer un llamado a seguir trabajando y militando para defender los derechos ya consolidados y le deseó toda la suerte del mundo a su rival. En cambio Mauricio Macri, salió justo después que su oponente desbordante de alegría, agradeciendo a sus votantes el esfuerzo realizado.
Trascendió también que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner llamó y felicitó a Macri y concretaron una reunión para el próximo martes.

Dichas elecciones, se han realizado con total normalidad, sin ningún tipo de incidente remarcable y bajo una organización y un control nunca visto en la democracia Argentina.

14482422061

ALGUNAS CLAVES

Mauricio Macri es el nuevo presidente de la República Argentina. ¿Qué ha pasado?

Seguramente, todavía es pronto para analizar las claves del triunfo de Mauricio Macri, pero podemos realizar algunas aproximaciones.
En primer lugar, Macri parece haber logrado aglutinar el sentimiento de hartazgo y enojo que algunos votantes tenían hacia el Kirchnerismo y más especialmente hacía Cristina Fernandez de Kirchner. Estos votantes son fieles al candidato de Cambiemos, ya que pretenden un cambio sea como sea en la política del gobierno nacional.

Por otro lado, gran parte del flujo de votantes de Massa, también parecen haber ido a parar al candidato de Cambiemos, en el cual también se incluyen votantes con ganas de cambio, a pesar de que algunos parecen estar de acuerdo con ciertas políticas del oficialismo.

Tambien cabe decir que Mauricio Macri se vio fuertemente empujado por la inercia triunfalista que lo acompaño desde la primera vuelta y esto lo ha ayudado a tener una campaña más tranquila sin tener que bajar a la arena a luchar en discursos que lo podrían haber desgastado mucho más.

En cambio, también hubo errores del oficialismo en la campaña que parecieron ser irreversibles. El candidato Daniel Scioli a pesar de tener todo a favor, en un primer momento, no ha podido profundizar su mensaje de continuidad con una pizca de cambio que ha acaparado su oponente. Además, las decisiones tomadas por su equipo de campaña después de la primera vuelta, han sido tomadas por los medios y por una gran parte de la población como una supuesta “campaña sucia” contra el candidato de Cambiemos. Recordemos que también, Daniel Scioli, ha tenido que cargar contra la demonización del Kirchnerismo y sus errores de gestión (que no fueron pocos) y la grave protección mediática que ha tenido el candidato Mauricio Macri con respecto a sus imputaciones en diferentes casos de corrupción e escuchas ilegales.

Scioli-reconocio-derrota-AFP_CLAIMA20151122_0289_28

Más allá del triunfo de Cambiemos, no se puede soslayar el gran poder que aún sigue teniendo el Frente Para la Victoria, teniendo la primera minoría en el Congreso de Diputados y teniendo la mayoría absoluta en la Cámara de Senadores. Veremos en los próximos dos años, hasta las siguientes elecciones legislativas, cómo es la convivencia entre estos dos partidos.

CAMPAÑA ELECTORAL

Después de una campaña durísima, los dos candidatos a la presidencia llegaron con claras opciones de hacerse con el triunfo es esta segunda vuelta histórica para el país.

Después de la primera vuelta del 25 de octubre, los dos candidatos adoptaron estrategias diferentes debido a los sorprendentes resultados que obtuvieron. Por el lado de Mauricio Macri, tuvo una campaña muy tranquila, donde hasta incluso tuvo tiempo de tomarse unas pequeñas vacaciones. Básicamente, lo que pretendió fue esconder a su equipo económico y a su futuro gabinete, evitando así cualquier tipo de declaraciones ante la prensa que pudiera perjudicar su imagen. Dado las indefiniciones del partido macrista con respecto a su política económica, y con el fantasma de una posible devaluación, Macri y su equipo han preferido pasar de puntillas sobre la campaña para no modificar su tendencia, en un principio, ganadora.
Por el lado de Daniel Scioli, todo lo contrario. Desde el mismo día de la primera vuelta, ya dio por comenzada la campaña. Scioli y su equipo, intentaron desenmascarar a su rival escondido tras el slogan del “cambio” forzándolo a que muestre su costado más neoliberal. Scioli, además de provocar al macrismo, intentó adaptar su discurso e incorporar a los votantes del Frente Renovador de Sergio Massa (tercero en discordia en la primera vuelta) asumiendo las diferentes propuestas de este partido en su programa con el objetivo de captar dicho flujo de votos también peronistas, pero con mayor porcentaje de descontentos.

Lo más destacado de la campaña, fue el debate realizado el último domingo con vistas a las elecciones. Allí se debatían en 4 bloques diferentes las propuestas de los candidatos. Mucha gente esperó el tan ansiado debate ya que se lo catalogaba de histórico. De los debates políticos, siempre surgen preguntas como ¿Hasta dónde puede llegar a influir en el voto de las personas? ¿Los indecisos han comparado las propuestas y han podido decantarse por alguna? ¿Quién ha ganado el debate? Son cuestiones muy indeterminadas, así que para arrojar algo de luz intentaremos dar un par de cuestiones que  creemos fundamentales.

En primer lugar, el modelo del debate resultó demasiado acotado y escueto para que los candidatos pudieran explicar sus propuestas. Dicho debate estaba basado en dos minutos para que uno de los candidatos expusiera su proyecto y luego el otro candidato podía realizar dos preguntas de un minuto cada una, dando al primero otro minuto para responder.
En segundo lugar, se vio un Mauricio Macri mucho más entrenado de lo que se esperaba y mucho más combativo. Si bien esto es ampliamente compartido, Macri intentó evitar las embestidas de Scioli con críticas muy duras hacia su persona.

Por último, Daniel Scioli había empezado el debate un tanto flojo en su discurso, pero acabó mucho mejor que su rival siendo más claro y conciso con sus propuestas. Hizo varios guiños a los votantes se Sergio Massa y llamó a no volver a las políticas neoliberales que hundieron a la Argentina en 2001.

¿QUÉ FUTURO SE VIENE?

El futuro que se viene resulta un tanto incierto. Si bien el partido de Cambiemos gobernará la Capital Federal, la Provincia de Buenos Aires y el ejecutivo nacional, es cierto también que existirá un cierto balance de poderes ya que el FPV es la fuerza con mayor cantidad de representantes en ambas cámaras.

Lo cierto es que Mauricio Macri y su equipo ha conseguido algo impensado hasta ahora ya que con un discurso un tanto ambiguo parecía ciertamente difícil plantarse en esta situación con estos resultados.

La pregunta es saber hasta qué punto existirá una ruptura total con las políticas ya practicadas en los últimos años y hasta qué punto los derechos consolidados seguirán teniendo un papel primordial en las políticas futuras.

Si vemos como se votaron las políticas más importantes de los últimos años, recordemos que el partido de Mauricio Macri votó negativamente en leyes como la recuperación de YPF, de Aerolineas Argentinas, del matrimonio igualitario y de la gratuidad universitaria. Se abstuvo en leyes como la fertilización asistida y se ausentó en la votación de la ley que otorgaba el reconocimiento para las trabajadoras domésticas.

En el plano económico, veremos de qué manera defenderán el nivel salarial de la gran masa de trabajadores ya que han dejado entrever en la campaña que producirán una devaluación importante con el levantamiento del mal llamado “cepo al dólar”. Esto significa que las personas que quieran comprar dólares lo harán sin problemas al Banco Central, y éste necesita estas divisas para comprar al exterior las materias primas que necesita para la producción nacional. Se supone que este déficit de dólares se cubrirá con préstamos internacionales aumentando así la deuda externa. Dicha devaluación, además, provocará una gran pérdida de capacidad adquisitiva a la mayoría de argentinos ya que el precio de los alimentos se fija a través de dicha moneda extranjera.

También será interesante analizar ver qué papel adopta el Kirchnerismo y de qué manera hará autocrítica porque debe hacerla y porque el país lo necesita. Con el paso de los meses, también se deberá saber qué papel adopta Cristina Fernandez de Kirchner y si intentará volver a presentarse en las próximas elecciones. El nuevo candidato del Frente para la Victoria, deberá ser un candidato inteligente que sepa aglutinar las diferentes fuerzas que forman dicho partido.

El futuro de Argentina hoy más que nunca es incierto. El cambio se hará con una rápida transición ya que el nuevo gobierno asume el día 10 de Diciembre de este mismo año. El tiempo nos irá diciendo qué camino adopta el candidato electo en las políticas económicas que se vislumbran importantísimas en el contexto de crisis mundial y el precio a la baja de los commodities.

Hoy ganó Macri en Argentina, esperemos que la Argentina (y los argentinos) no se arrepienta de la elección que ha realizado y que las nuevas políticas no escondan viejas recetas.

AUTOR
Buenos Aires (Argentina), 1989. Llicenciat en Ciències Polítiques i de l’Administració per la Universitat de Barcelona l’any 2012, va arribar a la ciutat l’any 2003, després de l’ensorrament econòmic de l’Argentina el 2001. Ha estat actiu en diversos projectes lligats a l’associacionisme argentí a Catalunya, d’entre els quals destaca la seva participació en la fundació del Centre d’Estudis Néstor Kirchner (2010-2011). És el tresorer de Finestra d’Oportunitat.

Ús de cookies

Aquesta pàgina web utilitza cookies perquè tingueu la millor experiència com a usuari. Si continueu navegant estareu donant el vostre consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i estareu acceptant la nostra política de cookies, Cliqueu l'enllaç per obtenir més informació. .plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies