Home Internacional Habemus Papam. Desde Latinoamérica al mundo

Per Luciano Napolitano (@luchito_cjs)

Banner Luciano

Durante largas horas miles de fieles esperaron impacientes en la plaza de la Basílica de San Pedro la aparición de la fumata blanca que marcaba la elección del nuevo papa. Dicha elección parece no haber defraudado ya que hoy se ha presentado al primer papa en la historia de origen latinoamericano. Se llama Jorge Bergoglio y es nacido en Argentina el día 17 de diciembre de 1936. Con una gran formación académica, comenzó su carrera en el año 1969 al ser ordenado sacerdote. En 1998 se hizo cargo de la arquidiócesis de Buenos Aires y en 2001 Juan Pablo II lo nombró cardenal. También ocupó el cargo de presidente de la Conferencia Episcopal Argentina en dos mandatos consecutivos pero lo abandonó ya que los estatutos le impedían continuar.

El arzobispo de Buenos Aires, quién fue elegido Sumo Pontífice en el segundo día del cónclave adoptó el nombre de Francisco. La elección por este nombre (que todavía no figuraba en la lista de los nombres de los papas) viene dada por la gran influencia de San Francisco de Asís. Dicha elección resulta importante ya que es uno de los santos más importantes para la Iglesia Católica y entregó su vida a servir a los pobres y a luchar contra la pobreza. Recordemos también que el nuevo papa es el primero en la historia en pertenecer a la orden religiosa de los jesuitas.

Muchas personas cercanas al flamante Pontífice lo califican como una persona modesta, sencilla, humilde e intachable desde el punto de vista moral. Pertenece a la rama reformista de la Iglesia que vió con buenos ojos la renuncia del antecesor Benedicto XVI. Señalan que será un papa preocupado por los pobres y las desigualdades sociales que azotan a nuestro planeta. También muchos periódicos y tabloides recuerdan que fue un fuerte oponente al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en la legalización del matrimonio homosexual y del uso del preservativo como método anticonceptivo.

Por otra parte, las felicitaciones no se han hecho esperar y ya han llegado de todas partes del planeta. Presidentes como Nicolás Maduro (Venezuela) o Barack Obama (EEUU) han felicitado al nuevo Pontífice. La presidenta de Argentina ya le ha enviado una carta donde le deseaba toda la suerte del mundo a Francisco y le pedía lograr más confraternidad entre los países para que dejen de lado las guerras y basen sus relaciones en el diálogo y la diplomacia. Además, la presidenta ya anunció que asistirá a su asunción.

Pero la elección del nuevo papa también ha recibido muchas críticas. Principalmente, un mayoritario sector de la población argentina resalta la importante participación de Bergoglio en la última dictadura cívico-militar que azotó al país. Ciertos testimonios confirman la participación del nuevo Pontífice en la represión de aquellos años. Al parecer, Bergoglio se opuso a la protección de dos sacerdotes (Orlando Yorio y Francisco Jalics) que dedicaron sus vidas a colaborar en las zonas más pobres de Buenos Aires. Dichos sacerdotes pasaron más de 5 meses en el centro de detención y torturas de la ESMA de la capital Argentina. Además, también se le señala por no haber excomulgado al dictador Jorge Rafael Videla.

Más allá de los elogios y las críticas, su elección parece haber significado un gran salto para Latinoamérica ya que es la primera vez en miles de años y después de 265 papas, que es elegida una persona nacida en la región de América del Sur. Recordemos que dicha región es donde se sitúan casi la mitad de los católicos en el mundo (aproximadamente un 40%), siendo Brasil el país con el mayor número de católicos, unos 140 millones de personas.

La elección de un papa latinoamericano puede ser una señal importante para la región. La Iglesia se ha tenido que dar cuenta de que en toda América del sur existe un gran fervor católico y eso es un punto clave que no puede dejar escapar. Aunque puede que la elección de este nuevo papa venga íntimamente relacionada con el momento tan importante que está atravesando la región en términos políticos y económicos. El gran avance que han tenido determinadas políticas progresistas puede intentar ser encausado o debilitado por grandes potencias y grandes corporaciones que siempre han encontrado en la Iglesia Católica un perfecto aliado para controlar a las grandes masas.

Luciano Napolitano

Per llegir l’article en PDF clica aquí

 

AUTOR

Buenos Aires (Argentina), 1989. Llicenciat en Ciències Polítiques i de l’Administració per la Universitat de Barcelona l’any 2012, va arribar a la ciutat l’any 2003, després de l’ensorrament econòmic de l’Argentina el 2001. Ha estat actiu en diversos projectes lligats a l’associacionisme argentí a Catalunya, d’entre els quals destaca la seva participació en la fundació del Centre d’Estudis Néstor Kirchner (2010-2011). És el tresorer de Finestra d’Oportunitat.

Ús de cookies

Aquesta pàgina web utilitza cookies perquè tingueu la millor experiència com a usuari. Si continueu navegant estareu donant el vostre consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i estareu acceptant la nostra política de cookies, Cliqueu l'enllaç per obtenir més informació. .plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies